jueves, 7 de junio de 2007

La Tregua (del 23 de Marzo 2006)

--Lo dejamos publicado el 23 de marzo 2006 en otro blogg - Y quizá sea bueno recordarlo de nuevo...--

(((En la fecha de hoy, 8 de Junio de 2007, han pasado un año y varios meses desde la reflexión siguiente. Me olia que no iba a poder ser, como no ha sido. Lastima los políticos que no se han dado cuenta. Intentar, tenían que intentarlo, pero.... hay que intentarlo bien, sobre todo con menos candidez. Así que ahora, a esperar de nuevo, esperemos que sin tanto dolor)))

El titulo era: "La Paz. No sé si me lo creo"
.
"...De todos modos siempre es una buena noticia que ETA diga que lo deja. Lo malo es que no lo ha dicho así, sino que lo deja.... como de momento, porque establece una serie de condiciones sobre unos supuestos falsos e imposibles, es decir, que los vascos no pueden decidir por sí mismos su independencia, sino que pueden expresar sus deseos y trabajar por sus ideales políticamente, así como anexionar a Navarra y a los territorios de Francia. Eso es imposible, máxime cuando creo que el Reino de Navarra es más antiguo que la organización política nacionalista del País Vasco actual, Euskadi. Y tarde nunca es, pero llevamos ya cinco lustros de democracia auténtica, porque si no fuera así los partidarios de los asesinos no hubieran podido manifestarse continuamente como lo han hecho para mostrar su opinión, e incluso participar en elecciones y en los diferentes Parlamentos.

Y cuesta creerlo porque hace bien poco la banda se surtió por robo y compras ilegales de una cantidad enorme de explosivos y armas, además de miles de cartas para extorsionar a todo tipo de empresarios. ¿Para qué, si tenían la voluntad de dejar la actividad? Puedo pensar mejor que la presión sobre el cumplimiento de las condenas y la judicial sobre los dirigentes de Batasuna llevan para ellos el peligro de descabezar la organización y desilusionar a las bases por falta de liderazgo, y en este momento "les conviene" toda esta publicidad que incluso ha desbancado el "fracaso" exitoso del Estatut.

Ojalá mi primer pensamiento o deseo de buena noticia tenga el calificativo de no sólo duradera sino definitiva, sin pagar nada que deshonre a tantísimos muertos que no tuvieron culpa de nada, sino que fueron víctimas de un odio incontenible a otras cosas y sólo fueron un medio de presión sin compasión de los verdugos. Lo digo desde mi posición de haber pasado muchos años, varias décadas, trabajando en diferentes lugares del País Vasco o Euskadi, que también me gusta decir esto. Y de haber conocido, incluso como amigos, a muchos abertzales auténticos que hace tiempo pensaron que la violencia ya no tenía sentido porque la democracia española, ejemplo de cuantas haya, no reprime ideas sino que busca y castiga a asesinos y delincuentes. Porque hace ya mucho que las ideas, hasta las más violentas como digo, pueden expresarse con la palabra en la política de nuestro país. Pero quien quiere imponer ideas por la fuerza se convierte de facto en un dictador, igual o peor que los que estos decían de los que nos querían "salvar".

Así que contentos sí que podemos estar, pero al tiempo que expectantes. Y deseando que la buena voluntad impere en ellos y en los que tendrán que lidiar con ellos. Pero mucho me temo que costará mucho tiempo y las máximas energías. Pero merece la pena. De momento tenemos esto. Mañana igual sale la luz. Ojalá porque entonces sí que me lo voy a creer."